Monasterio de Piedra

Arte y naturaleza se dan la mano a escasos kilómetros de Calatayud, en el Monasterio de Piedra, un enclave que conquista a todo el que lo visita.

La primera impresión que tendrás al llegar aquí será la de sorpresa. Sorpresa al descubrir este insólito vergel donde el agua y la abundante vegetación reinan en medio de un paisaje árido.
 

La misma sorpresa se encontraron los monjes cistercienses que llegaron hasta este lugar y fundaron un monasterio, allá por el siglo XII. Algunas de sus estancias se pueden visitar todavía hoy, como el claustro, la sala capitular, la cocina donde se elaboró el primer chocolate de Europa, la iglesia y su cripta, el refectorio o el lavatorio.
 

El Parque es un remanso de paz, un lugar ideal para relajarse, dejándote llevar por el rumor del agua que desciende por las diferentes cascadas, como la popular Cola de Caballo, penetrando en la gruta que se esconde tras ellas o paseando por el entorno del lago del espejo.
Puedes complementar tu visita disfrutando de una exhibición de aves rapaces y recorriendo el Museo del Vino de la Denominación de Origen Calatayud, situado en la antigua bodega del monasterio.
 

Enlaces de interés