Cava de Aragón

En diferentes lugares de Zaragoza (Ainzón, Cariñena y Calatayud) existía la tradición de elaborar vinos espumosos siguiendo el llamado methode champenoise, incluyéndose en lo que hoy es la región denominación de origen Cava.

Así se garantiza que estos espumosos se han elaborado siguiendo el método tradicional y que la segunda fermentación del vino base ha tenido lugar en la propia botella, con un período mínimo de estancia en las cavas de nueve meses.
 
Luego, las condiciones propias de los viñedos aragoneses se suman al toque personal de los enólogos para dar como resultado unos cavas con matices peculiares, que les dan su propia personalidad.
 
¡Tienes que probarlos!