UN PASEO POR LOS MIRADORES DEL BAJO EBRO ARAGONÉS, DE QUINTO A FAYÓN

Categoría:
Fayón

El río Ebro, símbolo y seña de identidad de Aragón, nos regala formidables panorámicas a su paso por tierras zaragozanas. Anímate a recorrer sus riberas esta primavera y contempla las hermosas estampas de sus galachos, sotos, meandros, bosques de ribera, pantanos y grandes extensiones de regadío.

En la localidad de Fayón no puedes perderte el espectacular mirador ubicado en el paraje de la ermita de Nuestra Señora del Pilar. Su excepcional emplazamiento, a 262 metros de altitud, te permitirá admirar unas magníficas vistas del embalse de Ribarroja, la desembocadura del río Matarraña y la torre de la iglesia de San Juan Evangelista, que perteneció al antiguo pueblo de Fayón y ahora emerge de las aguas convertida en símbolo de la localidad. 
 
El embalse de Mequinenza, a poco más de cien kilómetros de Zaragoza, se encuentra en el lado más oriental de la provincia y sus más de 500 kilómetros de costa le han valido el sobrenombre de Mar de Aragón. No es que en Aragón tengamos mar, pero así se conoce popularmente al grandioso conjunto que forman los embalses de Caspe y Mequinenza. Es un paraíso paisajístico que, gracias a su amplio perímetro costero y a la calidad de sus aguas, se conforma como un entorno idóneo para la práctica de la pesca y los deportes náuticos.
 
En la cola del embalse, puedes dar un paseo por la villa ribereña de Chiprana, también conocida como la “novia del Ebro”. Se encuentra rodeada por las aguas, y su singular emplazamiento le concede el privilegio de albergar unas excelentes vistas del cauce del río.
 
En el término municipal de Caspe y a tan solo 12 kilómetros de la localidad, se encuentra Mirador de Miraflores, ubicado en la pedanía del mismo nombre. En este enclave podrás disfrutar de una hermosa panorámica sobre el río Guadalope a poca distancia de su desembocadura en el Ebro. 
 
Y por último, aguas arriba, en la Comarca de la Ribera Baja del Ebro, existe una red de nueve miradores que ofrecen excelentes panorámicas del río a lo largo de las dos riberas. Gracias al estratégico emplazamiento de cada uno de ellos, obtendrás una visión óptima de la riqueza paisajística de la comarca. Su visita te ayudará a entender cómo el medio natural ha modelado una forma de vivir y cómo sus habitantes han sido capaces de transformar ese medio. El recorrido discurre entre Escatrón y Pina de Ebro, remontando el río por las poblaciones ribereñas existentes entre ambas localidades: Escatrón (Mirador del Tozal), Sástago (Mirador de los Meandros), La Zaida (Mirador de la Dehesa Baja o La Mundina), Alborge (El Mirador de las Tres Aguas), Alforque (Mirador de la Barca), Velilla (Mirador de San Nicolás), Quinto (Mirador de Matamala y Mirador del Piquete), y Pina (Mirador de San Gregorio).
 
Foto: Fayón