La ruta de las grullas que siempre vuelven

Ahí tienes una planicie colgada a mil metros de altura y, en medio, una laguna interminable cuya lámina de agua se deja despeinar por el viento. El agua, como un milagro, viene del subsuelo. El mayor humedal estepario de Europa es el destino preferido por miles de aves, aunque las grullas son las más numerosas.

Esta laguna increíble se llama Gallocanta y te permitirá acercarte al mayor espectáculo natural que es la vida en sociedad de esta especie singular. La visita más gratificante suele ser al atardecer, cuando las grullas, que ya han comido, vuelven a posarse en el agua.
 
En Gallocanta tienes posibilidad de visitar la laguna en zonas estratégicas y ver miles de grullas en acción; hay puestos con torretas camufladas y lugares especiales para observar muchas más especies. La laguna es “Zona húmeda de importancia internacional”.
 
En el mismo pueblo de Gallocanta hay un Museo de Aves donde puedes conocer la casi infinita variedad de especies que disfrutan de este entorno tan exótico como natural. Las grullas suelen llegar entre mitad de octubre y primeros de noviembre: bajan de los países del norte huyendo del frío. En febrero emprenden la ruta contraria y suben desde las tierras cálidas del sur para criar en el norte. Pero siempre hacen su parada técnica en Gallocanta, donde reponen fuerzas, se acicalan y se ponen guapas para que las veas tú antes de reemprender su viaje intercontinental. También hay miles de grullas que se quedan a pasar el invierno –la invernada– en la laguna.
 
Partiendo de Gallocanta rodean la laguna en sentido de las agujas del reloj los pueblos de Berrueco, Tornos, Bello y Las Cuerlas: recorrerlos es admirar la laguna desde todos los puntos cardinales. No olvides apreciar el hondo significado de los peirones que conservan estos pueblos. Entre Berrueco y Tornos tienes el poblado celtíbero del Castellar, casi en la raya que divide las provincias de Zaragoza y Teruel, pues la laguna de Gallocanta tiene la peculiaridad de que pertenece a ambas.
 
Los pueblos que escoltan a la laguna comparten condiciones singulares de vida: son de montaña, si los visitas en invierno puedes disfrutar del paisaje nevado; son de llanura, y sus cielos inmensos alcanzan dimensiones épicas; y son marinos, pues la laguna funciona como un pequeño mar interior.
 
Pero lo que marca el carácter de estas localidades es dar refugio y vida a millones de aves y cientos de especies que sobrevuelan el mundo y que siempre regresan a Gallocanta. Todo esto podrás sentirlo con intensidad en estos parajes que Aragón conserva y cuida con esmero.  
 
En la cuenca de Gallocanta se han inventariado un total de 213 especies de aves de las cuales 91 hacen sus nidos en la laguna.
 
http://www.gallocanta.org/laguna/grullas.htm
 
http://www.comarcadedaroca.com/

Agenda

Vivienda de uso turístico
Pza. Mayor 3, At. Dcha
Tramacastilla de Tena. Huesca.
634 86 21 24
Más información Añadir a mi Plan de Viaje
Vivienda de uso turístico
Camino de Saras, 17 Esc. 2-Bajo A
Panticosa. Huesca.
620 27 26 95 / 974 48 74 40
Más información Añadir a mi Plan de Viaje
Casa Rural
C/ Plaza Mayor, s/n
. .
620 877 974
Más información Añadir a mi Plan de Viaje
Apartamento Turístico
C/ Río Medio, s/n
. .
676 475 688/ 696 424 703
Más información Añadir a mi Plan de Viaje